OFERTAS NEWLACECU BLACK FRIDAY 2022 🤑

¡Envío GRATIS en todos nuestros productos!

Comprender las condiciones médicas que causan la caída del cabello

El cabello es un elemento esencial para determinar nuestra percepción de la belleza. No importa si somos hombres o mujeres y es que los clichés que describen a las niñas como vanidosas y obsesionadas con el cuidado del cabello están obsoletos.

Incluso para los hombres, un cabello grueso y saludable, digno de ser acariciado, es motivo de orgullo y nutre la imagen positiva del propio cuerpo e infunde mayor confianza en la imagen de uno mismo que se transmite a los demás. Pero el cabello no es solo un vehículo para transmitir encanto o un arma de seducción. También es parte integral del estilo de todos, al igual que la forma en que vestimos y, como tal, expresan una parte de nuestra personalidad.

Todos estos elementos hacen que la aparición repentina de un momento en el que el cabello comienza a caer en cantidades que superan el efluvio normal coincida con un motivo de gran preocupación. Para entender cuándo se motiva esto, es necesario conocer el ciclo de vida del cabello que, al ser un anexo de la piel, está sujeto al nacimiento, crecimiento, caída y posterior regeneración.

Comprender exactamente cómo funciona este mecanismo continuo implica poder comprender mejor qué necesita tu cabello para poder brillar y volver a estar perfectamente saludable, en función de sus fortalezas y debilidades. De esta forma podrás identificar los mejores productos para cuidarlo, las conductas a implementar para asegurar un cabello grueso y saludable y aprenderás a distinguir cuándo no es necesario asustarse. La caída del cabello es un episodio normal, pero si se da un caso extremo es hora de correr, porque estamos ante un caso de alopecia.

A continuación trataremos este tema, intentaremos definir y comprender las condiciones médicas que causan la caída del cabello y veremos cuáles son los remedios médicos efectivos para contrarrestar o remediar una situación avanzada.

Causas de la caída del cabello

Empecemos por el origen, partiendo de las causas que pueden explicar la caída del cabello. Como mencionamos, este es un fenómeno normal, ya que el cabello sigue un ciclo de vida que termina en un punto determinado. Sin embargo, si notas que la cantidad de cabello perdido es excesiva, o el período durante el cual esto ocurre se alarga demasiado, es posible que estés ante un verdadero problema. 

En algunos casos, no es demasiado tarde para intervenir, por lo que ser capaz de comprender cuáles son los mejores productos para satisfacer las necesidades de tu cabello, adoptando los comportamientos correctos que no corren el riesgo de dañarlo o debilitarlo aún más, puede representar una ayuda válida para retrasar el efecto o, al menos, contenerlo.

De hecho, el objetivo es evitar, en la medida de lo posible, o al menos posponer, el momento de la caída masiva, ya que para cualquier hombre o mujer representa un hecho bastante dramático. Estamos perdiendo algo que nos hace sentir hermosos, un símbolo de bien, de salud, un elemento que nos enorgullece y que demuestra a los demás cuánto nos importa nuestra persona y el cuidado de nuestra imagen. 

Sin embargo, la mayoría de las veces nos encontramos ante un fenómeno normal, determinado por el ciclo de vida del cabello, que se divide naturalmente en tres fases principales que se suceden. Como todos los apéndices de la piel, tenemos una fase de crecimiento que puede durar hasta 7 años (llamada fase anágena). La segunda fase se llama catágena y consiste en una interrupción gradual fisiológicamente establecida de todas las principales funciones vitales del cabello, con una duración de hasta 15 días. Finalmente, tenemos la fase terminal (o telógena), también llamada de reposo funcional, en la que el cabello deja de ser vital antes de caerse, tras un periodo de entre 90 y 100 días. Tras la caída, hay sitio para cabello nuevo, que puede iniciar su ciclo vital desde una nueva fase anágena.

Por tanto, la primera y principal causa de la caída del cabello es completamente fisiológica y, teniendo en cuenta que la fase anágena puede durar una media de 3 a 7 años en las mujeres y de 2 a 4 en los hombres, es natural y fisiológico que se pierda una cantidad de cabello que ronde un número entre 50 y 100 por día. En la práctica, como todos los animales, también nosotros tenemos nuestra muda y esto significa que en el transcurso de nuestra vida cada ciclo se repite al menos veinte veces.

condiciones médicas que causan la caída del cabello factores

Obviamente, sin embargo, existen factores que pueden influir en este proceso natural, el cual puede verse significativamente afectado por diferentes tipos de estrés ambiental, químico o físico, que pueden acelerar o retardar el ciclo de vida del cabello. Por esta razón, en algunas personas, incluso 3 meses después del evento desencadenante, se puede observar una pérdida cada vez mayor, o el fenómeno contrario, con el crecimiento de una gran cantidad de cabello nuevo. Si la caída del cabello es notable, se prolonga y, sobre todo, no se compensa con el crecimiento de cabello nuevo, estás ante el primero de estos casos.

Esto significa que el cabello grueso comienza a adelgazarse o incluso a tener agujeros. Entonces es el caso de solicitar el apoyo del médico y seleccionar los mejores productos, con el fin de detener rápidamente la situación.

Ahora veamos en detalle las circunstancias que pueden representar un problema que puede predisponer a la alopecia. Son fenómenos de carácter orgánico, ambiental o dependientes de los hábitos alimentarios y del estilo de vida.

En primer lugar, el nivel de ciertas hormonas es extremadamente importante, lo que fácilmente puede afectar negativamente el ciclo de vida del cabello y promover la caída del cabello. Entre los eventos que presentan mayor riesgo de sufrir estos cambios, encontramos el período inmediatamente posterior al parto y la menopausia para las mujeres, y la andropausia para los hombres.

En segundo lugar, las sustancias que introducimos en nuestro organismo a través de los alimentos también influyen en la salud del cabello. Los mejores alimentos son los ricos en biotina, cobre, zinc y vitamina C, todos ellos nutrientes útiles para mantener el cabello sano. Por el contrario, las dietas de choque pueden ser extremadamente dañinas, con el riesgo de favorecer una fuerte caída.

En cuanto al estilo de vida, los elementos de riesgo pueden ser externos e incontrolables, como el estrés, tanto mental como físico. Las lamentables implicaciones de esta circunstancia son observables hasta 3 meses después, que coinciden con los tradicionales 90-100 días de la fase telógena, necesarios para crear un reajuste y preparar el nuevo crecimiento.

Un período de estudio intenso, la sobrecarga de trabajo, pero también la exposición excesiva al sol y el uso frecuente de sombreros para protegerse del calor o del frío pueden ser fuentes de estrés capilar. Otros factores, en cambio, dependen directamente de nuestro control, como la ingesta de alcohol o el hábito tabáquico, que favorecen tanto el estrés oxidativo como el orgánico, con el riesgo no solo de perjudicar la salud del cabello, sino la de todo el organismo.

Finalmente, además de los factores endógenos, existen circunstancias externas capaces de realizar una contribución significativamente negativa. Mencionamos la exposición excesiva al sol, pero igualmente negativos son la contaminación, los peinados y los productos que pueden actuar de manera agresiva sobre la piel mientras los usamos precisamente para cuidar la higiene de nuestro cabello. A menudo, de hecho, no prestamos demasiada atención al champú que compramos, y compramos uno que no es adecuado para nuestro cuero cabelludo, parte esencial para determinar la salud del cabello.

¿Cómo afectan y cómo comprender las condiciones médicas que causan la caída del cabello?

Dejando de lado los choques físicos y emocionales, que pueden causar efectos dañinos pero solo temporales en el cabello, ahora entramos más en el mérito de las causas orgánicas que pueden ser la base de una pérdida de cabello conspicua, o la superación del umbral fatídico de 100 por día. y el límite más allá del cual el crecimiento de nuevos bulbos no logra reemplazar la pérdida. De hecho, a veces pueden ocurrir condiciones médicas particulares, situaciones fisiológicas o incluso algunas enfermedades que pueden interferir fuertemente con este equilibrio.

Un ejemplo es el momento del embarazo, que determina muchos cambios en el cuero cabelludo. Tanto es así, que muchas mujeres notan que tienen un cabello más grueso, hermoso a la vista y un cabello más sano en general. Después del nacimiento, o en todo caso dentro de unos meses, la situación se invierte, y es que predomina una gran pérdida que determina el retorno a la normalidad y la estabilización.

Esto ocurre debido a los ciclos hormonales completamente peculiares que se suceden entre la gestación y el parto, pero eventos similares pueden ocurrir en el transcurso de la vida por diversas razones. Por ejemplo, la menopausia, así como los problemas de tiroides, pueden provocar una caída permanente o temporal. En particular, la irregularidad en el ciclo hormonal y los desequilibrios provocados por un funcionamiento problemático de la tiroides pueden ser la causa de la sequedad del cabello, que adquiere un aspecto encrespado y no mantiene su suavidad original. Debido al hipotiroidismo, pero también al hipertiroidismo, pueden adelgazarse y debilitarse hasta tal punto que se caen en grandes cantidades.

Una forma específica de alopecia es la areata, estrechamente relacionada con el sistema inmunitario y que produce un adelgazamiento irregular. Además, también pueden presentarse situaciones como infecciones del cuero cabelludo (por ejemplo, tiña), que requieren la intervención de un médico. La diabetes, por otro lado, puede conducir a una infección del folículo piloso que, al debilitarse, hará que el cabello se caiga. De ahí la necesidad de mantener el nivel de azúcar bajo control.

Además, no olvidemos que el cabello es un apéndice de la piel, y como tal puede sufrir fácilmente debido a la presencia de enfermedades que afectan la piel. Un ejemplo para todos es el lupus eritematoso sistémico, una enfermedad autoinmune que en muchos de los pacientes que la padecen cursa con manifestaciones cutáneas de diferente tipo, además de afectar a numerosos órganos, tanto vitales como no.

La producción de autoanticuerpos puede resultar en un ataque sistémico en el cuerpo, que ni siquiera respeta los vasos sanguíneos. Al comprometer su correcta funcionalidad, el lupus puede acarrear, entre sus múltiples consecuencias, la pérdida generalizada de cabello, que puede caerse sin dejar señales. Además, los mismos fármacos que se utilizan para tratar esta afección (inmunosupresores y glucocorticoides) pueden contribuir a la caída temporal del cabello.

La pérdida de cabello, si ocurre de ciertas maneras, aún puede ser motivo de preocupación o sospecha de otra enfermedad. En particular, una mujer que nota persistentemente el progreso de una entrada de cabello puede estar en presencia del inicio de una alopecia fibrosante frontal. En estos casos, un tratamiento rápido puede ser una solución eficaz para evitar que la situación empeore. Por el contrario, si la pérdida se produce por parches y de forma repentina, y se hace más evidente al peinarse o lavarse, es necesario pedir una consulta tricológica para perfilar un cuadro más preciso de la situación.

Por último, existen condiciones médicas que se imponen para combatir otro tipo de enfermedades, como los fármacos inmunosupresores, la quimioterapia o la radioterapia, utilizados como tratamientos contra el cáncer, que provocan como efecto muy común la caída sustancial del cabello. Para hacernos una idea, la caída del cabello por cáncer, que se produce tras la toma de fármacos, suele cesar, y tras un periodo de entre seis meses y un año vuelve a crecer por completo.

Pero también existen otros fármacos que pueden predisponer a la caída del cabello, como los que se utilizan para tratar la artritis, los problemas cardíacos y la hipertensión, la gota y la depresión.

condiciones médicas que causan la caída del cabello tratamientos

Tratamientos para la caída del cabello

Habiendo discutido e identificado las causas, pasemos ahora a identificar los posibles remedios para la caída del cabello. Si es una condición que perdura en el tiempo, podemos contar con diferentes tipos de soluciones, que incluyen intervenciones farmacológicas o quirúrgicas.

Medicamentos contra la caída del cabello

Acabamos de hablar de la existencia de fármacos que pueden interferir negativamente en el ciclo de vida del cabello provocando la caída, pero también hay un inconveniente. Algunos medicamentos especiales son remedios para la alopecia, a pesar de que su eficacia está determinada en gran medida por la causa concreta que la provocó. Generalmente, los resultados son mejores en los casos menos graves, es decir, si se toman cuando el problema aún no ha alcanzado un nivel de gravedad determinado.

En concreto, la Food and Drug Administration (FDA), el organismo estadounidense que se ocupa de evaluar la seguridad de fármacos y alimentos, ha aprobado el uso de minoxidil para el tratamiento de la alopecia androgenética y areata. En el primer caso, se trata de la calvicie común, a la que los hombres llegan principalmente por una combinación de factores hormonales y predisposición genética. El resultado es una caída generalizada del cabello que continúa progresivamente, salvando algunas zonas, que coinciden con la nuca y la parte inferior de las sienes.

La alopecia areata, por el contrario, implica una caída repentina pero limitada, confinada a pequeños parches, que forman áreas calvas con forma redondeada. Nuevamente tenemos un componente genético que determina las causas, junto con uno autoinmune. En ambas situaciones, puedes beneficiarte del uso de minoxidil, que se puede encontrar en el mercado en forma de espuma o lociones puras al 2% o al 5%, que se deben distribuir en el cuero cabelludo dos veces al día. Para observar los primeros resultados es necesario esperar 3 o 4 meses en los que se realiza el tratamiento con regularidad.

Sin embargo, tan pronto como se suspende el uso del medicamento, las mejoras desaparecen, por lo que es una terapia que debe tomarse de por vida. Precisamente por este hecho, es necesario realizar una evaluación después de los primeros 6 meses. Si los resultados obtenidos no son satisfactorios, es posible dejar de tomarlo. También se deben considerar cuidadosamente los efectos secundarios que pueden ocurrir, que comúnmente incluyen irritación de la piel, que van desde picazón hasta dermatitis, así como sequedad del cuero cabelludo que puede conducir a la descamación.

La finasterida también está aprobada contra la alopecia androgenética, y en un buen porcentaje de los casos permite conseguir efectos positivos, frenando la caída y favoreciendo el crecimiento de nuevo cabello a partir de folículos que aún no se han atrofiado del todo. El tiempo necesario para observar beneficios evidentes, incluso en este caso, es de unas 12 semanas, siempre que los comprimidos se hayan tomado de forma regular y continuada.

El mecanismo de operación de la droga actúa a nivel hormonal, inhibiendo la conversión de testosterona en su subproducto, la dihidrotestosterona, que representa un factor de riesgo particularmente importante para la calvicie. Es un medicamento que no causa problemas significativos a la salud del paciente, pero puede tener efectos secundarios molestos en la esfera sexual, que incluyen una ligera disminución de la libido, disfunción eréctil y disminución del volumen de la eyaculación. Sin embargo, en el caso de las mujeres, se desaconseja encarecidamente la ingesta de finasterida durante la edad fértil, ya que podría causar graves daños al feto en caso de embarazo.

Por último, tenemos los corticoides, también utilizados para los dos tipos de alopecia descritos anteriormente, administrados por vía oral o parenteral en casos graves, pero más a menudo por vía tópica. En este caso, la acción del fármaco se basa en sus propiedades antiinflamatorias e inmunosupresoras, gracias al uso de betametasona y triamcinolona. Dado que la aplicación se realiza principalmente por vía tópica, los efectos secundarios más comunes afectan a la piel y pueden consistir en ardor, irritación o dolor en el lugar donde se produjo la aplicación.

Tratamientos quirúrgicos

La segunda categoría de tratamientos se refiere a los quirúrgicos, que también pueden implementarse en combinación, evaluando caso por caso la adaptación al paciente individual y las características de su alopecia.

Junto a las técnicas de reducción del cuero cabelludo, que permiten reducir las partes sin pelo, encontramos el trasplante capilar, que consiste en la transposición de cabello que se obtiene de una zona del cuero cabelludo, extraída de una zona donante del propio sujeto, coincidiendo con la nuca. A partir de aquí, se seleccionan los bulbos pilosos que se implantarán con microinjertos bajo anestesia local en las zonas más necesitadas de engrosamiento.

Luego se sutura la parte de la nuca de donde fueron tomadas de tal forma que con el tiempo las cicatrices cicatrizan por completo y no quedan visibles. Los resultados son definitivos, excelentes y despiertan un efecto completamente natural, aunque a menudo se requieren varias sesiones de operación para un llenado óptimo. De hecho, se considera la intervención más confiable, que en comparación con las tecnologías antiguas tiene la ventaja de la naturalidad y la firmeza, ya que el cabello trasplantado no sufrirá una pérdida secundaria.

La operación también es adecuada para casos no graves en los que se busque un engrosamiento o relleno parcial de algunas zonas de adelgazamiento, la línea de entrada del cabello o la zona de la nuca.

Además, también existe la posibilidad de utilizar expansores de piel. Se trata de insertar prótesis debajo del cuero cabelludo provistas de bulbos pilosos, y luego retirar esta expansión que cubrirá la parte sin pelo.

condiciones médicas que causan la caída del cabello próstesis capilares y pelucas

¿Cómo te puede ayudar Newlacecu?

Dadas las numerosas posibilidades que hemos enumerado, debemos en todo caso destacar que, ni entre las intervenciones farmacológicas ni las quirúrgicas, existe una cura milagrosa que sea capaz de devolver a la persona a la situación anterior a la aparición de la alopecia. Sin embargo, existe una última opción, impulsada por Newlacecu, que se presenta como una solución totalmente indolora y no invasiva, la prótesis capilar.

Este término se refiere a un implante moderno, que se basa en una tecnología particularmente innovadora y prevé una realización ad hoc, diseñada directamente a medida para el paciente individual. Se adapta bien para ser aplicado en todas las zonas que hayan sufrido adelgazamientos extremos, utilizando como soporte una membrana que puede ser tanto natural como artificial.

Aunque el objetivo perseguido y el concepto detrás de este tratamiento es en todos los aspectos superponible al que dio lugar al nacimiento de las pelucas, el resultado final es muy diferente, tanto por el efecto natural como por la comodidad que se obtiene. Además, la prótesis capilar garantiza resultados inmediatos que, sin embargo, pueden ser reversibles en caso de que cambies de opinión.

Sin embargo, esta es una tecnología en pañales, que necesita crecer pero que, al mismo tiempo, ya promete resultados satisfactorios gracias al desarrollo de nuevos tipos de membranas, diseñadas para ser más resistentes a los factores externos que las pueden atacar pero también más delgadas, mejorando consecuentemente la adherencia para pasar desapercibidas, siempre y cuando sean colocadas por un experto.

En definitiva, la prótesis capilar abre nuevos caminos en el mundo de la alopecia, brindando más posibilidades a las personas que la padecen pero no quieren doblegarse ante la pérdida de su cabello, proponiendo una solución no invasiva, que no requiere cirugía pero sí garantiza excelentes resultados y un efecto completamente natural.

Pelucas indetectables de cabello natural real

Giuseppe Vesconsi

Autor: Giuseppe Vescosi

Giuseppe Vescosi es agente de marketing digital de Newlacecu wig co. Descubrió los implantes capilares modernos allá por 1995, por motivos personales (sufre de alopecia areata universal) Fue uno de los primeros expertos en América y luego en Europa en prótesis capilares modernas, escribiendo varios artículos y tratando con ellos en varios foros. En 2006 viajó a China y conoció las principales fábricas asiáticas de prótesis capilares, estableciendo luego una duradera colaboración con la empresa de pelucas Newlacecu de Xiufei Wu. Hoy es considerado un importante experto en prótesis capilares, su construcción y uso. Además, en estos 30 años nunca ha dejado de estudiar sobre las causas de la alopecia y la calvicie y las alternativas para las personas con esta condición.
'; else echo '
Xiufei Wu

Autora: Xiufei Wu

Xiufei Wu es experta en prótesis capilares y ha estado trabajando en este campo durante más de 20 años. Tiene un título de ingeniería de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Qingdao con honores(1998) .  En el año 2000 comenzó a trabajar en la creación y comercialización de prótesis capilares y pelucas y luego en el 2005 fundó su empresa personal New lacecu wig co, que hoy en día cuenta en sus clientes con cientos de empresas (peluquerias y wigs shops)  y miles de clientes particulares.  Hoy en día es considerada una de las los principales expertos en China  en la fabricación y comericalizacion de prótesis capilares y pelucas.
'; ?>Quizás también te interese:

¡Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe cada semana las mejores ofertas!

    Yo acepto que mi email y datos serán tratados por el responsable: NEWLACECU, con proopósito de comunicación comercial y con mi legitimación. Ver la Política de privacidad.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.